Categorías
Turismo en Vietnam

Actividades en Hanoi

Es el Templo de la Literatura, el Mausoleo de Ho Chi Minh, La Pagoda de un solo pilar, el templo de Hai Ba Trung, la Catedral de San José, la calle de la seda, los lagos de Ho Tay, Hoan Kiem y Thien Quang… son visitas inevitables en Hanoi (Vietnam).

Recorriendo las calles de Hanoi, podrán saborear joyas coloniales de la época francesa como el Teatro Municipal o la catedral de San José.

El Teatro Municipal es sin duda la más bella muestra de arquitectura colonial que ofrece la capital vietnamita. Se construyó en 1911 para albergar la sede de la Ópera y desde sus balcones se proclamó, el 16 de agosto de 1945, la toma del poder por las fuerzas comunistas.

Este edificio es el centro de la pujante vida cultural, un contraste que podrán apreciar cada noche si se acerca hasta allí para disfrutar de una programación de conciertos sinfónicos a música tradicional y el Roi Nuoc, la manifestación más enraizada dentro de la cultura tradicional vietnamita. El Roi Nuoc, son espectáculos de marionetas de agua en los que actores, músicos, cantantes y muñecos, en un escenario acuático, llevan a cabo deliciosas representaciones, normalmente de leyendas tradicionales vietnamitas.

Los Templos: La Catedral —de 1886— es una belleza desgastada por el paso del tiempo y el abandono de sus muros y jardines que, sin embargo, confieren al templo un gusto especial. También es interesante en Hanoi la visita al Templo de la Literatura. Esta universidad ofrece los más fascinantes ejemplos de la antigua arquitectura tradicional vietnamita, muchos de cuyos patios y templete erigidos en honor a Confucio remontan su origen hasta el siglo XI.

Sigue leyendo:  Conozca los Parques Nacionales en su viaje a Vietnam

Recomendable es también la Pagoda de un solo pilar. En el año 1028, el emperador Ly Thai Tong soñó que Quan The Am Bot Tat, la diosa de la misericordia, le concedía un heredero. Inmediatamente, el emperador se desposó con una campesina que le dio su primer hijo. Como agradecimiento, Ly Thai Tong levantó en un estanque de nenúfares una increíble pagoda de madera con un solo un pilar. Hoy queda poco de la pagoda original , destruida por los franceses en el Vietnam de1954. Visita obligada es, asimismo, la que se debe rendir al impresionante Mausoleo de Ho Chi Minh. Una faraónica construcción de mármol en el más puro y ortodoxo estilo soviético que contiene los embalsamados restos del padre de la patria, que se exhiben dentro de un sarcófago de cristal.

Ninguna visita a la capital vietnamita estará completa sin la exploración de su barrio viejo y sus mercados. Al norte del lago Hian Kiem se abre el barrio viejo de estrechas callejuelas, cientos de tenderetes y diminutas tiendas supervivientes de la época colonial. La calle de la seda, o Pho Cau Go, cruza longitudinalmente el barrio en dirección hacia el río Rojo, mientras ofrece al paseante todo el color que la ciudad es capaz de almacenar y todas las mercancías que los comerciantes consiguen apilar. En el maremagnum del mercado de Cho Hom todo lo que se ve está vivo, salvo, naturalmente, los vegetales que se recolectaron al amanecer y las sepias que se secan pacientemente al sol implacable.