Vietnam

Vietnam

Viaja a Vietnam con nosotros

Nuestros viajes en grupo






Religión en Vietnam

Por encima de todo lo demás en la jerarquía religiosa de Vietnam está el cielo, que los vietnamitas llaman Ong Troi, el honorable Cielo, con forma masculina.

Se acercan a él con ofrendas de alimentos, súplicas, quejas y oraciones. En principio, Ong Troi es el guardián del destino humano y está a cargo de todas las fuerzas invisibles y de los nebulosos e inexplicables misterios del Universo.

Juntos, los dioses de la tierra, el agua y las montañas definen y transforman las estructuras y normas geománticas que determinan la orientación de las viviendas, los negocios, las ciudades , las tumbas y los templos, y configuran la buena o mala suerte de las familias, de las colectividades y de las naciones.

Entre el cielo y la tierra, pero nunca separado de ellos, se encuentra el ser humano, tanto los hombres como las mujeres, los muertos y los vivos, los antecesores y los descendientes.

Esta percepción es consecuencia del sentimiento vietnamita de temor reverencial hacia las fuerzas visibles e invisibles de la naturaleza, de su observación e interpretación, y de las maneras y medios con que cuentan para encontrar el equilibrio y poder coexistir con ellas.

La religión en Vietnam: Influencia China.

Cuando los chinos impusieron su dominio sobre Vietnam, llevaron con ellos sus técnicas agrícolas y sus libros sobre religión, filosofía y otras disciplinas .

Aunque los vietnamitas lucharon contra la dominación política y la explotación económica a que los sometían los dirigentes chinos, seleccionaron y asimilaron lo que consideraron lo mejor de su cultura, algo que han hecho a lo largo de toda su historia con los diferentes pueblos y civiliza-ciones que han ocupado su territorio.

Los profesores chinos, algunos de los cuales eran también administradores, solían ir acompañados de sabios confucianos, maestros budistas, taoístas viajeros e incluso adivinos I Ching.

Los vietnamitas aprendieron mucho de ellos y lo incorporaron a sus vidas. Todas estas influencias religiosas perduran en el Vietnam actual, al igual que las religiones implantadas en generaciones posteriores, como el hinduismo y el islamismo, llegados desde la India, y el cristianismo, importado desde Europa y Estados Unidos.

La religión en Vietnam: El Confucianismo

El confucionismo es el conjunto de doctrinas morales y religiosas predicadas por Confucio entre los siglos VI y V a de C. Es una mezcla de culto a la naturaleza y a los antepasados.

Confucio estableció nuevos parámetros para los shamanes en cuanto colocó la moralidad en el lugar de la magia. Creó un nuevo fetiche del orden y estableció un respeto por la conducta ancestral que aún es venerado por los chinos. Sostiene que todos los hombres son buenos por naturaleza y su bondad crece con el estudio.Fue la religión oficial de China hasta 1912, cuando se proclamó la República.

Como maestro y consejero espontáneo de los reyes y poderosos, Confucio recopiló normas e ideas para definir las relaciones entre el soberano y sus súbditos, entre padres e hijos, marido y esposa, estudiante y profesor.

Confucio era más un guía moral y ético que un líder espiritual. Rehusó emitir juicios acerca de la vida después de la muerte, así como sobre lo invisible o lo místico; le interesaba sobre todo el orden social basado en la compasión, el protocolo, la lealtad, la sabiduría y la confianza.

Como ideología, el confucianismo ha sobrevivido más tiempo que cualquier otro sistema de creencias, tanto en Oriente como en Occidente, y su influencia, en ocasiones apenas un vestigio, ha cruzado numerosas fronteras nacionales y llegado a todos los rincones del mundo.

El confucianismo llegó a Vietnam a través de los chinos hace más de 2 000 años y se convirtió en la doctrina oficial de los exámenes que debían pasar los aspirantes a entrar a formar parte del gobierno imperial.

La monarquía vietnamita reclutaba a sus altos funcionarios de acuerdo con los resultados de estas oposiciones, a las que en teoría se podía presentar cualquiera excepto los actores y las mujeres.

No obstante, muchas personas aprendían las ideas confucianas de sus padres. Los exámenes, en los que se exigían conocimientos de budismo, taoísmo y Tan Giao, eran sumamente difíciles.

La religión en Vietnam: El Budismo

El budismo vietnamita es una fascinante combinación de varias ramas del budismo. Introducido por mar desde la India y por tierra desde China, el budismo amplió el campo de conocimiento del confucianismo, centrado en el orden y las normas sociales, a la condición humana en general.

En este tipo de budismo, la existencia es infelicidad; la infelicidad la causan los deseos egoístas. La infelicidad desaparece cuando los deseos egoístas que siempre es posible destruir desaparecen.

Alcanzar esta verdad última se puede conseguir siguiendo los pasos del llamado camino de las ocho etapas: la comprensión correcta, el propósito (aspiración) correcto, el habla correcta, la conducta correcta, la vocación correcta, el esfuerzo correcto, la atención correcta y la concentración correcta.

«Correcto» significa ajustado a las Cuatro Verdades Sublimes. Un concepto clave del budismo es el Brahma, el origen Absoluto, el equivalente al taiqi (tai chi) chino.

Los vietnamitas han abrazado el budismo durante más de 2 000 años; hoy en día es la creencia religiosa predominante en el país.

La doctrina mas importante es el budismo mahayana, muy difundido en China, Japón, Corea y Vietnam. Menos dogmática que otras, se muestra receptiva a las distintas circunstancias culturales y sociales de los diferentes países y de las diferentes regiones, lo que sin duda explica su gran aceptación.

La otra gran doctrina budista, la hinayana o theravada (difundida por Sri Lanka, Birmania, Thailandia, Laos, Camboya y algunas zonas del sur de Vietnam), es más ortodoxa, si bien coexiste con la mahayana.

La religión en Vietnam: El Taoísmo

El tao es el nivel más elevado y más activo de lo que por lo demás es una conciencia estática, la ley fundamental del movimiento del Universo y de todas las cosas. Es energía y materia a un tiempo, y el instante en el que las fuerzas antagónicas del yin y del yang se funden en una armonía momentánea para ofrecer a las personas y a las cosas un rumbo.

En la escritura china, se representa con un ideograma que significa «vía» o «camino». Un importante libro de referencia tanto para los taoístas como para los budistas es el I Ching, o Libro de las mutaciones que utiliza símbolos simplificados y estilizados en diferentes señales y códigos para integrar varios sistemas independientes en un todo aparentemente «misterioso».

El objetivo fundamental de los taoístas es alcanzar la inmortalidad, si bien, a veces no se entiende ésta literalmente, sino como longevidad en plenitud. De la misma manera, se decía que las personas que vivían en armonía con la naturaleza eran inmortales.

En los pueblos donde coexistían el budismo, el confucianismo, el animismo y otras formas y lugares de culto, los taoístas también eran bienvenidos. El Taoísmo vietnamita, introducido en ese país en la misma época que el confucianismo, se expresa en el ámbito filosófico, en los pensamientos y la poesía tanto de los intelectuales confucianos como de los budistas. No obstante, los monjes taoístas y sus lugares de culto estan en los pueblos, entre la gente de Vietnam.

La religión en Vietnam: El culto a los antepasados

En muchos hogares vietnamitas, así como en el interior de las pagodas, es posible encontrar un altar dedicado a los ancestros. El culto a los antepasados aún conserva una gran importancia social y moral en la sociedad vietnamita.

Los parientes del difunto se reúnen en la fecha del aniversario de su muerte y los días festivos. El hijo mayor preside las ofrendas ceremoniales de alimentos e incienso, y a continuación toda la familia se dirige a la tumba del fallecido.

La ceremonia finaliza con los miembros de la familia postrados ante el altar, quemando «dinero» de papel con el fin de proporcionarle al fallecido los fondos necesarios para hacer su vida en el otro mundo más feliz.

No rendir culto a los antepasados está considerado un grave acto de impiedad filial que condena a los antecesores a una vida de infernal vagabundeo, subsistiendo de la caridad.

Templos y Pagodas de Vietnam

Las pagodas y los templos reflejan la diversidad cultural de las prácticas religiosas en Vietnam y son centros sociales, políticos y religiosos.

Todos los pueblos de Vietnam poseen su propio conjunto de edificios religiosos, incluida la dinh (casa comunal), en la que se rinde culto al fundador del pueblo y se reúne el consejo del pueblo, una asamblea de jefes varones, para debatir los asuntos municipales.

La chua o pagoda se considera un importante centro social para las mujeres, mientras que el den y el mieu son santuarios dedicados a los, antepasados de familias particulares.

En Vietnam la práctica religiosa es muy ecléctica, característica que se refleja en la disposición de los diversos edificios religiosos. Los templos más grandes suelen constar de una phlíong dinh (sala frontal), una ngoai cung (sala central), una sala del altar principal y una cay tien hiiong, que sirve de puerta de entrada al recinto principal del templo.

También los dioses que se adoran en los templos varían de un pueblo a otro. En algunos de ellos las estatuas de Confucio comparten el espacio con imágenes taoístas o budistas.

En el norte es frecuente ver a héroes de la guerra de Vietnam entre las hileras de estatuas. Así mismo, en más de una dinh se puede quemar incienso ante una estatua a tamaño natural de Ho Chi Minh